Suben al 35% el recargo para compras con tarjeta en el exterior y lo extienden a compra de dólares

diciembre 4th, 2013 | Notas

La administración de Cristina Kirchner refuerza el cepo cambiario. Además, según la resolución publicada en el Boletín Oficial, resolvió sumar la medida a las operaciones de adquisición de moneda extranjera para gastos de turismo y viajes. El «dolar turista» pasa a costar 8,31 pesos
La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) elevó del 20% al 35% el recargo a las compras con tarjeta en el exterior.

Se trata de la percepción que cobra como adelanto de Impuesto a las Ganancias y Bienes Personales en los consumos con tarjetas de crédito y débito realizados en fuera del país.

Además, extendió el recargo a la compra de dólares para turismo. La norma quedó firme con la publicación en el Boletín Oficial, que modifica la resolución 3450.

El aumento afecta a la adquisición de cualquier divisa extranjera y a cheques de viajero, a las transferencias al exterior «por turismo y viajes».

La alícuota del 35% se calculará «sobre el monto de la operación de cambio», explica la resolución y detalla que hasta que los bancos adecuen sus sistemas (tienen plazo hasta el 9 de diciembre), el recargo «deberá ser ingresado mediante el procedimiento de transferencia electrónica de fondos generarando el correspondiente volante electrónico de pago. Previo a validar la operación, las entidades autorizadas exigirán copia del mencionado volante de pago.

En marzo, el Gobierno había aplicado un incremento del 15% al 20% en el recargo. Esta vez, se informó que la medida se debe a «decisiones de política económica tornan aconsejable extender la utilización (del Impuesto a las Ganancias y/o Bienes Personales) a la venta de moneda extranjera para gastos de turismo y viajes».

De acuerdo a las últimas cifras oficiales, las compras con tarjeta en el exterior crecieron un 80% en octubre con respecto al 2012. El uso del plástico sumó el pasado mes u$s616 millones contra u$s340 millones alcanzados en el mismo mes del año anterior.

En lo que va de 2013, la cifra ya trepó hasta u$s5.200 millones, mientras que en todo el 2012 alcanzó los u$s3.200 millones. De mantenerse la tendencia, el gasto anual con tarjetas terminaría entre los u$s6.500 millones o u$s7.000 millones.

El lunes, las arcas del Banco Central perdieron u$s200 millones por caída del oro y ventas en el mercado de cambios y perforaron la barrera de los u$s31.000 millones. Están en niveles del 2006. Los bancos internacionales ya hablan de «niveles insostenibles» a futuro para las reservas y, en ese sentido, estimaban ayer que el Gobierno reforzaría el cepo, algo que efectivamente realizó ahora con esta medida.

Saldo de tarjetas en el exterior
Cabe destacar que el «tarjeteo» en el exterior se potenció en estos últimos meses: según datos del BCRA, el saldo por compras con plásticos por parte de argentinos alcanzó los u$s586 millones en el arranque de noviembre, casi un 80% más que en el mismo período de 2012.

En este contexto, a nivel oficial existe el temor de que, de cara a la nueva temporada, este nivel pueda crecer más todavía.

De hecho, según consignó días atrás iProfesional, desde los bancos reconocieron que se está dando una «demanda explosiva» por parte de clientes para sacar nuevos plásticos o solicitar ampliaciones de saldo para los ya existentes.

En este sentido, una práctica de la que dan cuenta desde las entidades es la de recurrir a parientes para que ellos les tramiten extensiones, para así estar nutridos de más plásticos a la hora de viajar.

«Nos piden extensiones de la madre, padre o algún hermano. Pagan afuera con tarjetas de toda la familia», señala la gerente de una sucursal del Banco Santander de Zona Norte.

Déficit explosivo
Según los últimos datos oficiales, durante el primer semestre del año la administración K resignó unos u$s4.500 millones por el gran movimiento de argentinos que cruzaron la frontera.

Y, según alertan desde el Estudio Bein, este rojo «apunta a más que duplicarse en 2013 si se mantiene la brecha cambiaria y el más que accesible esquema de financiamiento».

De acuerdo con estimaciones de la consultora, en caso de que el Gobierno no logre contener la brecha y no limite de alguna manera el «menú» de cuotas, el rojo por la balanza de turismo podría superar los u$s10.000 millones.

Esta cifra se ubicaría por encima del déficit del sector energético y que supondría un gravísimo problema estructural, considerando que en 2011esta actividad era superavitaria. Es decir, dejaba dólares en la economía argentina (ver cuadro).

En este contexto, los riesgos de que el rojo sectorial termine disparándose aún más están a la orden del día para el Gobierno.

El Gobierno y su apuesta más arriesgada: ¿podrá, esta vez, subir el dólar turista sin que se dispare el blue?

A este panorama – marcado por el incentivo que generaba hasta ahora un dólar tarjeta corriendo por debajo del blue, que incentivaba las compras de paquetes y gastos en el exterior-  se ha sumado el rol de las agencias. 

Es que se subieron a una inédita carrera de agresivas promociones de financiamiento con el objetivo de captar un mayor número de argentinos.

«Todos los rumores que han corrido en los últimos meses, que adelantaban que se venía algún tipo de restricción, no hicieron más que potenciar la venta de pasajes y paquetes al exterior», disparó Tomás Ryan, ex presidente de la Asociación de Agencias de Viaje (Aaayt).

«Este temor fue aprovechado por las agencias, que respondieron con una actitud más agresiva para intentar captar más clientes», recalcó el actual titular de Ryan´s Travel.

En efecto, las mismas han salido a «liquidar» viajes y paquetes, ofreciendo para ello tentadores planes de pagos en 24 cuotas sin interés y en pesos.

Así las cosas, mientras que hasta octubre los 12 meses de plazo eran la «regla» y las 18 cuotas, la «excepción», en la actualidad, el «24» se convirtió en el «número mágico» con el que las agencias intentar potenciar ventas.